Nuestra aventura.

Dejar algo mejor para las próximas generaciones.

Nuestros ideales eran poder vivir en el campo y trabajar con animales.

Y decidimos marcarnos como objetivo constituir una asociación que luchara por resolver la mala situación que viven muchos animales en algunas explotaciones ganaderas.

Esta es nuestra historia.

Durante los primeros años nos dedicamos nosotros mismos a rehabilitar las casas y a gestionar los permisos para la construcción de una nave donde poder desarrollar nuestro proyecto con los animales. 

Nos llevó 4 años conseguir la licencia para la construcción de la nave y las instalaciones de los animales, poder ejecutar todas estas instalaciones, nuevamente supuso un gran esfuerzo económico y pedir más créditos.

Hemos construido una nave de más de 300 metros cuadrados, en la que tenemos los establos, el pajar, la enfermería, la guardería y el almacén de pienso y comida. Actualmente hemos empezado la construcción de otra nave de otros 300 metros cuadrados en la queremos instalar dos aulas de formación, un taller y almacén de herramientas, y más establos para poder albergar más animales, pero de momento se ha quedado a medio construir por falta de medios económicos, vamos poco a poco, sin prisa pero sin pausa, y muy ilusionados con nuestro proyecto, que ya se ha convertido en un auténtico paraíso y remanso de paz para los animales de granja que viven aquí.

Así es El Cortijillo de la Lola.

En el Cortijillo nos queda mucho todavía por hacer y por mantener. Pero estamos orgullosos de lo que hemos ido consiguiendo poco a poco cada año. Estos son algunos de los lugares de El Refugio.

Ven a visitarnos.

Recibimos visitas los fines de semana, tienen que ser grupos reducidos para no alterar la tranquilidad de los animales, si quieres venir a visitarnos tendrías que llamarnos unos días antes para concertar una visita, nuestro teléfono es el:

676451535.

En la visita os contamos en que consiste nuestro proyecto, y vamos paseando por la finca conociendo a todos los animales del refugio, os vamos contando las historias de cada animal, su procedencia… Estamos con los animales, les acariciamos, si les traéis algo de fruta o verdura se la dais para que se lo coman. Os prometemos que la experiencia será maravillosa y os llevaréis un gran recuerdo de la visita.

Los miembros del equipo.

Estos son los miembros el equipo que siempre estamos pendientes de El Cortijillo. Pero contamos con personas que nos visitan, que nos apadrinan animales y que nos ayudan de la mejor manera que pueden.

Silvia, la fundadora.

Silvia es una luchadora incansable, amante de los animales y una gran madre y educadora. Si algo la caracteriza es su pasión por los animales y su lucha por protegerles.

German, el fundador.

Lleva años y años dando forma a este proyecto y superando obstáculos. Es un amante de la naturaleza y de la libertad y pone toda su visión al servicio de los animales.

Nacho.

Lleva ayudando en el refugio desde hace varios años y junto a Rubén colabora en el cuidado de los animales, su alimentación, la limpieza de sus dormitorios y les atiende cuando enferman. También realiza tareas de mantenimiento enlas instalaciones.

El Cortijillo de la Lola - Nacho y Elsa

Rubén.

Se unió al equipo en Octubre de 2017 junto a Tamara. Rubén nos ayuda con el cuidado de los animales, alimentación, limpieza y les atiende cuando enferman. Mantenimiento de sus instalaciones y nos ayuda a los fundadores cuando nos ausentamos del refugio a que todo este en orden.

El Cortijillo de la Lola - Rubén

Tamara.

Junto con Ruben, se encarga de la atención de los animales enfermos, vigila de ellos día y noche y controla que ninguno de ellos se ponga enfermo.
Ha sido la responsable de sacar adelante a los conejitos Tina y Pache cuando estaban muy enfermos.
También nos ayuda con las redes sociales, mantener el contacto con los padrinos y madrinas y se ocupa de la documentación gráfica.
Es profesore de Yoga y nos ayuda con las visitas.
El Cortijillo de la Lola - Tamara

Cristina, la embajadora.

Cristina es voluntaria en la distancia, desde su casa en Madrid. Trabaja un montón en las redes sociales para difundir todo lo que pasa en El Refugio y se ha dejado los riñones en la creación de la web. Está siempre rodeada de sus gatos Galleta y Michelín.

.